Mes: enero 2022

Tatiana Solovieva, productora del Ballet Imperial Ruso, trae su espectáculo al Auditorio Víctor Villegas

Entrevista a Tatiana Solovieva en Élite Murcia, 14.01.2022.

Este sábado, a las 20:00h, el Ballet Imperial Ruso presenta en el Auditorio Víctor Villegas de Murcia las obras más famosas del compositor Piotr Ilich Tchaikovsky, en una gala que se completará con una versión del Bolero, de Maurice Ravel, la obra más solicitada en todo el mundo del repertorio del Ballet.

Entrevista a Tatiana Solovieva en Élite Murcia, 14.01.2022. Visite la entrevista original publicada en https://www.elitemurcia.es/tatiana-solovieva-productora-del-ballet-imperial-ruso/

Este sábado, a las 20:00h, el Ballet Imperial Ruso presenta en el Auditorio Víctor Villegas de Murcia las obras más famosas del compositor Piotr Ilich Tchaikovsky, en una gala que se completará con una versión del Bolero, de Maurice Ravel, la obra más solicitada en todo el mundo del repertorio del Ballet.

Hablamos con Tatiana Solovieva, su productora desde 1995. Solovieva ha realizado múltiples giras de diversas compañías internacionales del más alto nivel por España, Rusia, Ucrania, Bielorrusia, Brasil, Portugal, entre otros. Es representante oficial en España de la Unión Internacional de Artistas de Rusia y ha creado la Unión de Artistas de Rusia en España.

E.M. ¿Cómo te defines?

T.S. Buscando una definición dentro del mundo laboral, siempre me llamo productora, pero realmente mi vida es el arte. Me encanta crear sensaciones sobre el público, sensaciones que en la realidad no se pueden alcanzar y que se hacen posibles a través del arte.

Para mí es una responsabilidad que el arte siga teniendo lugar en nuestras vidas, siempre de buena calidad, de ahí que me defina como una persona exigente. En el arte no puede haber medias tintas. O está bien o está mal.

E.M. ¿De dónde viene tu amor por el arte?

T.S. Desde bien pequeña me fijaba en las grandes figuras de las artes escénicas. Observaba los resultados, sus éxitos, sus logros… Y yo quería ser como ellos. Si los mejores músicos, compositores y gentes del sector estudiaban en Moscú, ¿por qué yo no? Tenía ansias de crecer y estar al lado de los más grandes.

E.M. ¿Cuándo comenzaste a adentrarte en este mundo? ¿Ha sido difícil?

T.S. Con 6 años comencé a estudiar en una escuela coral y todo lo demás llegó poco a poco. Al nacer en Rusia y educarme en el sistema de la Unión Soviética, era muy consciente de que para ser una de las «elegidas» tenía que trabajar mucho.

Me dí cuenta que en la música tenía buenos resultados y conseguí entrar en un conservatorio profesional. Opté a una plaza para estudiar en Moscú y lo logré. Realicé la carrera máxima de musicología en Rusia. Poco después fuí seleccionada como artista en una compañía y comencé a viajar por todo el mundo.

No considero que este camino haya sido difícil. En el mundo no hay nada difícil si realmente lo quieres hacer. En Rusia hay un dicho que dice «Sobre una piedra que está tumbada el agua no entra», por eso soy de las que piensa que hay que moverse y evolucionar.

E.M. ¿Cómo es llevar a cabo la producción de compañías internacionales de Ballet? 

T.S. Desde 1995 estoy trabajando con el Ballet Imperial Ruso, pero también he trabajado con el Ballet de San Petersburgo, con el Ballet Clásico de Moscú y muchísimas más compañías.

Además, últimamente he tenido la suerte de trabajar con la mejor compañía del planeta, Igor Moiseyev. En mi página web, para quién esté interesado, se pueden consultar todas las producciones que he desarrollado.

E.M. ¿Cómo es tratar y trabajar con un elenco tan grande de estrellas del ballet y artistas?

Los artistas del Ballet Imperial Ruso y otras compañías son como yo, son gente que ha conseguido formarse al máximo nivel y adoran lo que están haciendo. Somos un gran equipo profesional y estamos plenamente implicados en que el espectáculo salga bien. Se puede decir que somos como una familia. Todo fluye.

Ellos tienen organizada su ruta, hoteles, permisos, horarios de trabajo, etc. Intentamos que estén en una «burbuja» para que no les llegue ningún tipo de información negativa y puedan manifestar su arte al máximo.

Lo más complicado es la organización a nivel externo: con teatros, proveedores, etc. Hay mucha gente seria y profesional en esto, pero planificar una gira larga me cuesta bastante, principalmente en lo que a fechas se refiere. Si se anula la fecha de una actuación, no sólo me tengo que movilizar yo… Es un equipo completo el que está detrás, con todos los gastos que supone.

E.M. ¿Cuántas personas componen el Ballet Imperial Ruso?

T.S. Ahora mismo en gira somos más de 40 personas.

E.M. Este sábado, el Auditorio Víctor Villegas de Murcia acogerá la actuación del Ballet Imperial Ruso… ¿Qué pueden esperar los murcianos de la danza rusa?

T.S. Todos los espectáculos son imprevisibles al ser en directo. No obstante, por norma general, lo que estamos intentando es hacer a la gente feliz en cada actuación. La gente sale del teatro prácticamente volando por las energías que recibe en el ratito que están con nosotros. Esto se consigue con una muy buena escuela, decorado, vestuario… Pero sobre todo con el amor y las emociones que transmiten nuestros artistas.

E.M. ¿Cómo viven los españoles el ballet?

T.S. Creo que los españoles conocen el ballet bastante menos que, por ejemplo, los rusos. Posiblemente los españoles no conocen tanto la técnica del ballet, pero son muy emocionales. Pueden no ver si el empeine está bien colocado o no, pero sienten todo lo que queremos contarles.

E.M. Recientemente has estrenado un libro titulado ‘Entre dos orillas. Un recorrido vital con el ballet y la historia como protagonistas’. ¿Qué refleja esta lectura? 

T.S. Gracias al Covid he tenido tiempo para escribir todo lo que estaba en mi cabeza. Aprovechando estos meses de parón he podido dedicarme a escribir unas memorias y reflexiones sobre los acontecimientos históricos que me ha tocado vivir. Todo viene acompañado de muchos ejemplos y análisis.

También hablo de los grandes artistas que me han acompañado, sobre el arte del ballet y su historia. Desde la visión de las políticas culturales de la Unión Soviética, la Rusia actual, mis vivencias en España y mucho más.

E.M. Para el futuro, ¿cuáles son tus planes?

T.S. Quiero seguir trayendo grandes espectáculos y trasladar emociones al público. Principalmente continuar impulsando y dando a conocer el ballet clásico en España y en el mundo entero.