“Entre dos orillas”, la hermosa vida de Tatiana. Mercedes Albi

La historia de Tatiana no pertenece al mundo de la fantasía, ella es así y lo ha sabido reflejar en las páginas de su extraordinario relato.

El libro autobiográfico de Tatiana Solovieva, recién publicado con prólogo de César Vidal, es una lectura enriquecedora y amena. Se lee con mucho placer ya que su vida está plagada de matices sorprendentes. Su autobiografía podría asemejarse a un cuento sobre una bella niña que nace en una ciudad de los Urales, Perm, y va encontrando su propio camino guiada por su propia sensibilidad e inteligencia hasta llegar a España, sin que nunca haya dejado de brillar e inundar a los demás con lo que ama: el arte.

Pero la historia de Tatiana no pertenece al mundo de la fantasía, ella es así y lo ha sabido reflejar en las páginas de su extraordinario relato.

Recopila la historia de sus antepasados con detalle ofreciendo un testimonio de primera mano de los avatares acontecidos en la Rusia del siglo XX desde el punto de vista de los que los vivieron. También es muy interesante como trata la crisis sufrida con la llegada de Gorvachov, en la que se derrumba el dorado mundo de su infancia. Entonces, la cultura deja de ser un fin en si mismo para convertirse en un modo de ganarse el sustento, un choque muy fuerte para una sociedad y unos artistas que dejan bruscamente de poder vivir de su arte. Tatiana se salva y los salva tratando de buscarles actuaciones y giras por España.
Tatiana, aunque no se da cuenta, porque todo lo narra de forma muy natural y sin pretensiones, es realmente una heroína. Si las circunstancias la van arrastrando, ella sabe dominarlas porque es una persona llena de recursos interiores. Luego, va configurando capítulo a capítulo unos temas interesantísimos estructurados con nombre propio, el de las compañías con las que ha trabajado y los artistas que ha conocido, que constituyen valiosas páginas sobre la historia de la danza y el ballet ruso: los cosacos, el Ballet Imperial Ruso y Maya Plisetskaya, el Joven Ballet de Ucrania, Yuri Petukhov y Leonid Yakobson, Geminidas Tarandá, Andrey Batalov, Igor Moiseyev…
Es más que interesante el capítulo que dedica al estilo coreográfico de Jakobson, donde traduce páginas inéditas en español, y sucede lo mismo el dedicado a Igor Moiseyev. También destacan las propias valoraciones y juicios de Tatiana en los capítulos finales, una de cuyas reflexiones dice así: “Los acontecimientos marcan a todos, pero la gente siempre se divide en los que abren nuevos caminos, los que mantienen lo existente y los que se dedican a destruir” (pág. 494)
Pocas personas he encontrado en mi camino tan auténticas y valerosas como Tatiana, pero al leer esta obra confieso que incluso me he sentido abrumada al ser consciente de la enorme cantidad de cosas que ha logrado llevar a cabo esta mujer hecha a sí misma, que partió desde cero. Y es que es un verdadero deleite el que no se haya querido quedar quieta ni durante el tiempo del confinamiento, que ha aprovechado brillantemente para escribir su libro.
“Entre dos orillas” excede los límites de la autobiografía, para convertirse en ocasiones en un libro sobre historia, en un tratado sociológico sobre las diferentes perspectivas y también afinidades entre Rusia y España, en un modo de transmitir valiosos conocimientos sobre el arte coreográfico y el folklore ruso…

Y es que leyendo a Tatiana siempre se aprende. Ella es un tesoro y por eso, lo que escribe también lo es.

Mercedes Albi
Albidanza.com

La Guia Go! Ya tiene el libro Entre Dos Orillas

“Entre dos orillas” es un ejercicio singular de memorias, autobiografía y relatos históricos y artísticos que trasladan al lector a un viaje en el espacio y el tiempo con la danza y la música como vehículo de navegación entre las orillas vitales de su autor

Un recorrido vital con el ballet y la historia como protagonista

Tatiana Solovieva nos presenta su libro «Entre dos Orillas» un recorrido vital con el ballet y la historia como protagonista

Mi vida ha transcurrido entre dos orillas a diferentes niveles, tanto en el espacio como en el tiempo: La Unión Soviética y España. La Unión Soviética y La Rusia actual. Pero hubo otras muchas orillas que me han marcado a lo largo de mi vida, historias que me han llegado desde el pasado, historias de las que fui testigo en todos estos años, historias que se escriben cada día que vivimos, historias que están siempre presentes en ese circuito sin fin trazado entre el corazón y la mente, historias que van cobrando sentido a medida que los años van cerrando capítulos y se desarrolla la trama de la existencia de cada uno de nostros. Así escribía Tatiana Solovieva

Es una Ópera Prima de una escritora que ha sido capaz de arrancar las siguientes líneas a un escritor consagrado, polémico y de vuelta de muchas cosas, como César Vidal, que en su prólogo hace una perfecta disección de la obra:

“El libro de Tatiana Solovieva, en realidad, no es un solo libro. Más bien me ha llevado, una y otra vez, a pensar en las matrioshki. Ya saben ustedes: esas peculiares muñecas rusas que llevan en su interior una, dos, seis, diez muñequitas que van revelándonos, a su vez, nuevos destellos de belleza e incluso, en ocasiones, toda una sucesión de episodios históricos o el desgranar plástico de un relato.

Tatiana Solovieva (Perm, Rusia, 1964) es Musicóloga, licenciada por la Academia Gnessins de Moscú, ha sido artista y, posteriormente, productora que ha realizado múltiples giras de diversas compañías de danza internacionales del más alto. nivel por España, Rusia, Ucrania, Bielorrusia, Brasil, Portugal y los Países Bálticos. Desde 1992 organiza giras por España y desde 2005 temporadas de ballet clásico en Madrid, habiendo sido sus espectáculos galardonados en varias ocasiones como Mejor Espectáculo de Danza“

La Guia Go!

La opinión de Ignacio Aranz

“El libro está lleno de interés para cualquier lector que quiera acercarse a él y conocer de primera mano una experiencia tan singular y tan completa como la de Tatiana Solovieva. Se nota que necesitabas escribirlo, contar lo que llevas en el corazón, lo que has vivido y conocido, necesitabas decirlo alto y claro, y lo has hecho: lo has conseguido.”

Para Tatiana Solovieva sobre su libro Entre dos orillas

El pasado 25 de marzo recibí tu libro Entre dos orillas. Un recorrido vital con el ballet y la historia como protagonistas. Me impresionó muy favorablemente tanto por su aspecto (gran formato, portada y contraportada a todo color, cerca de 550 páginas…) como por la imagen, tan bien elegida, con esos dos edificios de Madrid y de Moscú tan reconocibles y junto a ellos un cielo amable, una bailarina que parece volar, un bosque otoñal, un río inmenso y apacible por el que navega a toda velocidad una pequeña barca, porque alguien como tú, en medio de tanta hermosura, no deja de trabajar para unir ambas orillas, para ir de una a otra con su mensaje de belleza y de cultura. El título no puede ser más expresivo, pues resume muy bien lo que luego a lo largo del libro va uno descubriendo. Tu nombre al pie y el reclamo del prologuista completan la portada. Y en la contraportada, además de unos párrafos de la introducción muy bien escogidos, de nuevo el río inmenso, imparable, y la barca que llega a la otra orilla, a la misma orilla, porque más allá de que estés en una o en otra, tú eres siempre la misma, incansable, imparable, incorregible en tu tarea de traer y llevar, de unir las dos orillas con la danza, con la música, con el arte y la cultura universales.

A lo largo de las páginas del libro hay abundantes imágenes personales, familiares, de amigos y de personas que aprecias y admiras, una abundante colección de fotografías de los muchos ballets que has sabido presentar con acierto en tantos lugares y durante tantos años, reseñas de prensa, críticas, reproducción de carteles…, tanto en blanco y negro como en color: una maravilla. El prólogo de César Vidal está muy bien traído y anima a zambullirse en el libro. La imagen de una matrioshka es muy acertada, porque a lo largo del libro, cuyo hilo conductor no es otro que tus distintas experiencias personales y profesionales junto con tus ideas y sentimientos en relación con las diferentes etapas históricas que has conocido en ambas orillas, vas profundizando y vas abriendo poco a poco tu corazón y poniendo de manifiesto los valores que te mantienen y los motivos, los objetivos por los que haces tu trabajo de la manera en que lo haces.

El libro está lleno de interés para cualquier lector que quiera acercarse a él y conocer de primera mano una experiencia tan singular y tan completa como la tuya, por supuesto. Pero el interés es mayor aún para quienes te conocemos, porque de esta manera uno ha podido saber mucho más de ti. Y ello ha sido posible porque a través de sus páginas hay no sólo información y documentación muy interesante y útil de las dos orillas entre las que te mueves, las dos orillas geográficas y también las dos orillas del ballet y de la historia, como bien dices en el título, sino también porque en estas páginas se nota la sinceridad y la claridad con las que te expresas. Se nota que este libro te rondaba desde hace mucho tiempo, se nota que necesitabas escribirlo, contar lo que llevas en el corazón, lo que has vivido y conocido, necesitabas decirlo alto y claro, y lo has hecho: lo has conseguido.

Personalmente me han interesado sobre todo aquellas páginas en las que te centras en aspectos personales que yo desconocía. Me refiero por una parte a tus antecedentes familiares, a todo el proceso de formación, tus estudios en Perm y más tarde en Moscú, tus amistades de entonces, tus veranos juveniles…, en fin, tantas cosas que transmiten ilusión y gratitud. Y por otra parte a los capítulos en los que recoges tu manera de haber vivido y apreciado, tu manera de ver la historia de tu país natal a lo largo de tu vida y aun antes de nacer, porque en muchos momentos te remontas a tiempos pasados que explican el porqué de muchas de las cosas que después has vivido. También me han resultado de mucho interés las descripciones que haces de los grandes bailarines y coreógrafos soviéticos, dejando muy claro el valor, la importancia que han tenido en la historia del ballet a nivel mundial. Cada uno somos más receptivos a una cosa u otra en función muchas veces del momento en el que las leemos. Por eso, como detalle, te diré que me ha interesado conocer un poquito sobre la pedagogía de Makarenko. Y es nada más que un ejemplo, porque hay otras muchas páginas del libro que me han cautivado. Desde luego, todo lo referido a Maya Plisetskaya, a Igor Moiseyev y también a Gediminas Tarandá, a Andrey Batalov…, a los Cosacos de Rusia, al Ballet Imperial Ruso, al Moscow City Ballet…

Creo que es un libro para ti necesario del que quiero pensar que estás contenta de haberlo podido escribir y, además, de haber podido publicarlo de esta manera tan elegante y, casi me atrevería a decir, lujosa.
Gracias a ti he podido aprender un poquito más acerca del ballet y estoy seguro de que la próxima vez que vaya a ver un espectáculo de ballet lo podré valorar con mejor criterio, ese criterio que tú tienes y que Salaberría supo ver muy pronto, como bien lo cuentas.

Tu libro es potente, rotundo, sincero, cargado de información y de emoción, valiente, en muchos momentos exhaustivo, en otros momentos discreto. Se nota que podrías haber escogido otro camino, pero has preferido ser elegante y ceñirte a tu propósito. Y lo has conseguido. Gracias por hacerme saber que, en algún momento, también yo formé parte de ese inmenso rompecabezas y pude aportar una pieza a esa imagen espléndida que has sabido plasmar con maestría en tu libro. A esa barquita que corre por el río de la portada le deseo larga vida y muchos éxitos. Enhorabuena.

Ignacio Aranaz
En Pamplona, el 11 de abril de 2021

Entre Dos Orillas un recorrido vital con el ballet y la historia como protagonistas. Diario Ya

“Entre dos orillas” es un ejercicio singular de memorias, autobiografía y relatos históricos y artísticos que trasladan al lector a un viaje en el espacio y el tiempo con la danza y la música como vehículo de navegación entre las orillas vitales de su autora

Decimos un libro singular, porque el que se atreva a adentrarse en el viaje se encontrará escenas y relatos que no son habituales en obras biográficas o autobiográficas.
En ocasiones, porque las memorias no se corresponden con la realidad. Decía un conocido autor que había “firmado un contrato con una editorial, ellos van a escribir mi biografía, y yo me he comprometido a hacer lo que ponga”. En otros casos, como señalaba en frase célebre Jorge Luis Borges, “son el ejercicio de la minucia, un absurdo. Algunas constan exclusivamente de cambios de domicilio”.

No es este el caso. Los acontecimientos de la vida de la autora son únicamente la excusa para el viaje, ese que subtitula el libro: Un recorrido vital con el ballet y la historia como protagonistas. Es un libro que hace honor a esa otra forma de memorias, la que destacaba Thomas Carlyle cuando sentenciaba que “la biografía es la única historia verdadera”. Tatiana Solovieva busca y consigue en estas casi seiscientas páginas generar emociones e historias que no necesariamente son una autobiografía, son mucho más, busca que el lector dé su propia interpretación a los acontecimientos que aparecen en sus páginas.

La autora, Musicóloga por la Universidad (Academia Gnessins) de Moscú y la productora que más espectáculos de arte ruso ha traído a España, propone en su introducción el plan del viaje: “Mi vida ha transcurrido entre dos orillas a diferentes niveles, tanto en el espacio como en el tiempo: La Unión Soviética y España, la Unión Soviética y la Rusia actual. Pero hubo muchas otras orillas que me han marcado a lo largo de mi vida, historias que me han llegado desde el pasado, historias de las que fui testigo en todos estos años, historias que se escriben cada día que vivimos, historias que están siempre presentes en ese circuito sin fin trazado entre el corazón y la mente, historias interminables que van cobrando sentido a medida que los años van cerrando capítulos y se desarrolla la trama de la existencia de cada uno de nosotros”.

Saltando de capítulo en capítulo tras su labor profesional, la autora muestra el muy gratificante, pero duro y constante trabajo de hacer llegar el Arte a las gentes, porque como bien señala, en el Arte no sirven las medias tintas: “Lo peor que soporta el Arte es la mediocridad”… En esa tarea profesional, la autora cuenta como además de los conocimientos, necesitaba entender de dónde venimos y a dónde vamos, qué valores quería transmitir a la gente con sus espectáculos, cómo se desarrollaba el mundo teatral y qué podía aportar y, para esto, entendió que la lectura era absolutamente necesaria. Los libros, como fuente de sabiduría, son seres extraños en una época como la nuestra, donde la realidad queda ocultada tras el cartón piedra del mundo audiovisual. Para Tatiana Solovieva, “Los libros son como conversaciones con maestros que nos transmiten sus experiencias…. Creo que el lector encontrará en estas páginas un libro atípico, una especie de mezcla de curriculum vitae y enciclopedia de la danza, con guarnición de algunos otros espectáculos, reflexiones históricas y una salsa de recuerdos personales”.

 

Tatiana Solovieva
Prólogo de César Vidal
ISBN:
Madrid. 2021
564 Págs. + 16 págs fotos color
© Unión de Artistas de Rusia en España

Diario Ya

La Bella Durmiente: precisión, calidez y elegancia – LanzaDigital

Un abarrotado Teatro Quijano aplaudió al Ballet de San Petersburgo

La bella durmiente es cuento de hadas nacido de la tradición oral, que ha tenido varias transcripciones y publicaciones a lo largo de la historia. Sin embargo, tres son las versiones más difundidas del cuento, las que citaremos en el orden cronológico de su aparición: Talía, Sol y Luna, del italiano Giambattista Basile (Pentamerón, 1634); La bella del bosque durmiente, del francés Charles Perrault, (Los cuentos de mamá gansa, 1697) y Rosita de Espino o La Bella durmiente del bosque, de los alemanes Jacob y Wilhelm Grimm (Cuentos de la Infancia y el Hogar, 1812).

Pese a todo, las versiones más difundidas están basadas en el cuento de Charles Perrault, aunque influidos por elementos de la narración de los Hermanos Grimm, publicado 115 años después. El éxito de la versión cinematográfica de Walt Disney Pictures (1959), contribuyó mucho a la popularización de la historia a nivel mundial. Pero aquí vamos a referirnos a La bella durmiente como el segundo de los tres grandes ballet del compositor ruso Chaikovski. Compuesto tras El Lago de los cisnes y antes de El Cascanueces, está basado en el cuento  de Perrault  adaptado por los Grimm.

Lanza Digital

Javier García Isaac entrevista a Tatiana Solovieva – Radio Ya

20.12.2019 Radio Ya

Javier García Isaac entrevista a Tatiana Solovieva

[Locutor] Les he anunciado esta mañana que hoy vamos a tener con nosotros a Tatiana Solovieva. Tatiana Solovieva no necesita presentación porque es buena amiga de esta casa y ustedes han tenido ocasiones de escucharla muy a menudo, aquí en los micrófonos de Radio Ya. Tatiana Solovieva, que nos va a presentar el último espectáculo que ella produce y porque lo trae a España. Bueno, en esta ocasión estamos hablando de que viene al teatro Lope de Vega el Ballet de San Petersburgo, y que va a representar El Cascanueces, El Lago de los Cisnes y La Bella Durmiente. El Cascanueces el 23 de diciembre a las 8 horas, en El Lago de los Cisnes el 30 de diciembre en dos funciones a las 6 y a las 9 horas, y La Bella Durmiente el 5 de enero a las 12 horas. Háblanos un poco del Ballet de San Petersburgo porque tú llevas toda la vida, insisto que no hace falta presentación, porque te conocen muy bien nuestros oyentes. Además, cada vez que te traemos aquí, pues siempre les apetece que les cuentes más. Cómo surge esto de que eras bailarina y ahora te has metido a productora. Ya llevas años trayendo al Ballet de San Petersburgo aquí a España.

[Tatiana Solovieva] Sí, fue musicóloga, artista del Teatro Musical de Moscú. Venía en giras por España como artista y desde el 92 llevo compañías en gira por España. He traído ya unas cuantas, muchas…

[Locutor] Hace relativamente poco hubo un espectáculo absolutamente maravilloso en el Teatro Real, el Ballet de Igor Moiseyev, que es la mejor compañía del mundo.

[TS] Si, Igor Moiseyev Ballet es una de las mejores compañías del mundo. ¡Qué pena que los españoles la conocen tan poco! Ojala que pudieran tener la posibilidad de verla de vez en cuando… Igor Moiseyev, es la compañía, que ya tiene 82 años de historia.

[Locutor] Y que conozco gente que lo vio y dice que fue un auténtico bombazo, un exitazo sin precedentes. Yo creo. La pena fue que sólo hubo una representación en Madrid y otras cinco, si no me equivoco, por el resto de España.

[TS] Sí.

[Locutor] Bueno, ya estamos hablando del Ballet de San Petersburgo, que yo he tenido ocasión de verles, en esta ocasión El Cascanueces, El Lago de los Cisnes y La Bella Durmiente. En una época tan navideña como la Navidad.

[TS] Esta compañía en los últimos años está en verano en la Gran Vía, los veranos, en julio, un poquito de agosto. Y en verano El Cascanueces… no es un espectáculo muy de verano porque se trata de la fiesta en Navidad. Por eso lo normal es la representación del Cascanueces en las épocas de invierno. Y en verano siempre en Madrid ofrecemos El Lago de los Cisnes y La Bella Durmiente. La gente ya ha tenido posibilidades de verlo, pero siempre hay alguien que no lo había visto y hay gente que quiere volver a verlo otra vez.

 Nuestro Cascanueces es un espectáculo muy especial siempre, es diferente todos los días, porque en el espectáculo, en cuatro fragmentos pequeñitos, participan niños de las escuelas locales de danza. En cada ciudad donde actuamos, preparamos a los niños, hacemos los ensayos con ellos y el espectáculo un día puede gustar más, otro día puede gustar menos, por que no sabemos cómo se van a comportar los niños en el escenario. Hay días que los niños son absolutamente fantásticos y otros días se pierden un poquito porque todavía les falta un poco de tablas.

[Locutor] Pero bueno, tienen que ir familiarizándose.

[TS] Yo creo que es una labor muy buena para que los niños se acerquen al mundo profesional del teatro, de la danza. Vean cómo es el espectáculo con luces, con el decorado. Es bueno también para atraer nuevos públicos al mundo del ballet, porque para ver a los pequeñajos vienen padres, amigos, tíos y todos los que conocen al niño y quieren verle en el escenario. Y muchas veces mucha gente me ha comentado que no les había pasado por la cabeza ir a ver un espectáculo de ballet. Van al fútbol, al cine, van a lo que sea, pero a ballet, ¿que es esto?… Y de repente un día van a verlo, porque actúa su pequeñajo, y dicen “Me gusta” y vuelven a ver otros ballets. Y conozco ya unos cuantos fans que nos siguen de año en año. Viajan detrás de nosotros a otras ciudades para ver un ballet.

[Locutor] Pero fíjate Tatiana, para meterte en este mundo de producir ballet tienes que tener mucho amor por el ballet, porque es un tema complicado, complicado, y yo diría que es más fácil introducir otras cosas que volverte loco con este asunto. Tiene que ser tu pasión, el promocionar el ballet, porque son espectáculos auténticamente maravillosos, espectáculos carísimos, carísimos… el montaje, quiero decir. Bailarines muchos, coreografía… Con lo cual no es nada fácil ¿no?

[TS] En España no había mucha tradición de ver los espectáculos del ballet ruso. Aquí se veían muchas cosas, muchas cosas occidentales

[Locutor] La revista…

[TS] muchas cosas de flamenco, de danza española. Había siempre buenos espectáculos, pero de ballet aquí había muy poca tradición y poca gente de las compañías extranjeras venía aquí porque es muy caro hacer y traer un ballet clásico. Y muchos directores de teatros en los años noventa me decían que es la primera vez conmigo que habían traído un ballet a España porque pensaban que es imposible de pagar. Entonces, por mala o por buena suerte, cuando se cayó la Unión Soviética, se cambió el funcionamiento de los teatros estatales, y algunas personas decidieron crear sus compañías propias. Por ejemplo, el Ballet Imperial Ruso fue creado por Maya Plisetskaya y Gediminas Tarandá. A Maya Plisetsjkaya no hay que presentarla y Gediminas Tarandá fue estrella del Bolshoi. Entonces, con los artistas del Ballet Bolshoi y con el Estudio de Ballet Joven de Yury Grigorovich del Bolshoi, se crea una compañía privada que empieza a viajar por el mundo. Y esto dio la posibilidad a los teatros de ver los espectáculos con un precio un poco diferente.

[Locutor] Más razonable…

[TS] Porque traer aquí al Bolshoi u otras compañías de las que hemos hablado, cómo Igor Moiseyev Ballet por ejemplo, era imposible, porque son compañías estatales, tienen sus propios teatros y recaudan en su propio teatro muchísimo más que viajando. Por eso es muy caro traerles. Entonces haciendo compañías un poco especiales he podido llevar muchos espectáculos a España y no sólo El Cascanueces, El Lago de los Cisnes, La Bella Durmiente. He tenido aquí, no sé si 20 o 30 títulos y muchos de estos títulos en diferentes versiones. Pero me dices “por la pasión”. Sí, porque yo lo conozco desde pequeña y amo el mundo del ballet. Me parece que el mundo del ballet es lo más bello que hay en el arte. Porque en el ballet hay y vestuario y decorados, es decir el arte de pintar, arte gráfico. Y hay música, orquestas, compositores que han compuesto muchísima música maravillosa para ballet. Y los bailarines es que son tan bellos, tan perfectos. Para ser un bailarín en Rusia son ocho años de estudios profesionales para los niños seleccionados, y después ves cuerpos bonitos, la interpretación, hay teatro también… Para mí el espectáculo de ballet es el espectáculo más completo, más difícil y posiblemente, en España todavía no está tan valorado como debería ser. Pero en otros países, por ejemplo en Rusia, conseguir entradas para ballet es mucho más difícil que para la ópera, por ejemplo, o para un espectáculo de teatro de texto o para cualquier otro género, porque la gente sabe valorarlo.

[Locutor] Por eso digo que te tenemos que estar realmente agradecidos, porque posiblemente has sido la pionera en este tipo de espectáculos en España. Gracias a ti estamos disfrutando del auténtico ballet ruso. En este caso del Ballet de San Petersburgo, en España.

[TS] Bueno, aparte de mí hay otros también.

[Locutor] Bueno tu llevas desde el año 92, tu eres rusa, te conozco y de forma muy machacona por siempre, estas intentando traer los mejores espectáculos aquí. Háblanos un poco del Cascanueces, que vamos a tener la ocasión de ver el día 23 a las ocho de la tarde en el teatro Lope de Vega. ¿Qué destacarías de él?

[TS] El Cascanueces es un espectáculo que ha tenido muchísimas versiones desde que se estrenó en 1892. La cantidad de versiones que hubo es incalculable. Yo creo que no hay dos compañías que hagan algo con el mismo estilo. Claro que al principio este espectáculo fue ruso, del repertorio ruso hasta prácticamente nuestros días. Ahora, hasta la Compañía Nacional de Danza ha hecho su Cascanueces.

En los Estados Unidos la tradición de El Cascanueces es muy desarrollada, y creo que fue traída por los rusos también, porque hubo mucha inmigración de rusos en el siglo XX a los Estados Unidos. Allí en las Navidades, la mayoría de las compañías de danza hacen el dinero de todo el año con El Cascanueces, porque es un espectáculo que hay que ver en Navidades obligatoriamente sí o sí, de año en año, con los niños, con todos, porque es un espectáculo que trae muchísima alegría, mucho amor y magia. Es divertido y es muy bello.

Por ejemplo, el cuadro de los copos de nieve con el que se termina el primer acto, es lo más bello. Y cada compañía tiene su coreografía. No hay dos Copos de Nieve

Nosotros, lo que ya había comentado, tenemos en el espectáculo siempre a los niños, porque … lo primero, que el espectáculo en 1892 fue estrenado con niños. Hacerlo con niños no es nuestra idea, es del original. Lo único que, claro, cada compañía después hacía lo suyo y en muchísimas versiones los papeles de niños lo hacían los profesionales. En España lo empezamos en 2005 con el Ballet Imperial Ruso. Introducíamos primero a los niños de Madrid, les preparábamos nosotros mismos y después actuaban ellos, por ejemplo, si estábamos una semana, una semana actuaban los mismos niños.

Después me di cuenta que todo el mundo quería participar. Hay tantas solicitudes de las escuelas que empecé repartir un espectáculo para cada escuela. Y ahora ya hasta divido un espectáculo entre varias escuelas.

Por ejemplo, en este Cascanueces, que vamos a tener el 23 de diciembre en el Teatro Lope de Vega, van a actuar niños de la Escuela de Ballet Ruso Nazarenco, que está aquí, en Madrid, en la Plaza Castilla. Ellos van a hacer una coreografía. Otra coreografía va hacer la Escuela de María Larios de Coslada. Estas dos escuelas ya han participado con nosotros en muchas ocasiones y ya sabemos que preparan muy bien a los niños. Y vamos a tener una novedad, la gente no lo ha visto, y yo también quiero verlo, estoy muy intrigada, porque va a preparar el grupo de Enanitos una amiga mía, Tatiana Zajarova, que fue una magnífica bailarina y ahora es profesora aquí de ballet clásico y de danzas de carácter, que está dando clases en varios sitios, por ejemplo, en el Instituto Alicia Alonso, y ella entrena también a los niños gimnastas en la Escuela Rítmica Torrijos. Ellos ya han ganado varias competiciones en España. Y las mejores gimnastas de su escuela harán la Danza de los Enanitos.

[Locutor] Pero luego esto es el día 26, el día 30 de diciembre. Hay dos funciones a las seis y a las nueve, y aquí estamos hablando de El Lago de los Cisnes.

[TS] El Lago de los Cisnes es lo más bello de lo más bello que existe en el mundo, en el planeta. No hay ningún ballet que sea tan perfecto. Aunque también de la historia del Lago de los Cisnes podemos hablar muchas cosas. El estreno del Lago de los Cisnes en 1877 en Moscú no tuvo éxito. Años después, intentaron recuperarlo en Moscú y tampoco tuvo éxito. Y cuando muere Tchaikovsky en 1893, en San Petersburgo deciden hacer una gala homenaje a él con las mejores obras que había creado. Entonces, Marius Petipá, quien en ese momento era el coreógrafo titular de los Ballets Imperiales de Rusia, dice que El Lago de los Cisnes no quiere ni tocarlo. Conociendo los fracasos y fracasos de los años anteriores… Y dice “Yo no lo voy a hacer y que se encargue de esto Lev Ivanov”.

Entonces Lev Ivanov solo coreografió el famoso cuadro blanco, lo que conocemos ahora, que es lo más famoso en el mundo de ballet. Quita las alas postizas, cambia muchas cosas… Es una coreografía que hasta el día de hoy en todas las compañías va prácticamente intocable. Todo lo que hizo Petipá, y todo lo que han hecho los demás coreógrafos, constantemente se cambia y ya no se si ha quedado algo de Petipá. Pero lo que coreografió Lev Ivanov, el Acto Blanco, se reproduce tal cuál y nosotros lo hacemos también, como fue creado en 1893.

[Locutor] Yo creo que es imperdible. Y aquí el 30 de diciembre, que es muy buena fecha, justo antes de fin de año.

[TS] Yo creo que es un buen regalo para todos, la gente que quiere, en vez de regalar cosas inútiles que después van a acumular polvo, inviten a sus amigos, a sus parientes, a sus queridos a ver un ballet, disfrutarán. Y yo creo que hay que ver El Cascanueces con los niños o sin niños y El lago de los cisnes también verlo con niños o con las personas que queremos.

[Locutor] Y luego, para el día el Día de Reyes, el 5 de enero a las 12 de la mañana – La Bella Durmiente.

[TS] ¿Sabes por qué, a las doce? Porque nos dan las fechas entre Rey León y Rey León que está fijo en el teatro. Entonces, los días libres nos los han dejado a nosotros. Por eso el espectáculo La Bella Durmiente lo hacemos a las doce de la mañana.

 

[Locutor] Bueno, bonito, digo a la gente que está de vacaciones. Es el día de Reyes.

[TS] Yo creo que la gente puede perfectamente verlo a las doce y puede ir con niños. Es bueno ir con niños al ballet La Bella Durmiente, aunque no es ballet infantil, es un ballet para todos los públicos, es para el público general, pero como es un cuento de hadas, hay princesas y …

[Locutor] Malo J.

[TS] Hay, por ejemplo, personajes de los cuentos de Charles Perrault, está la Cenicienta con el Príncipe, el Gato con botas con la Gatita, el Pájaro Azul con la Princesa Florina. Entonces hay personajes que son de cuentos que los niños conocen y les van introducidos en esta obra La Bella Durmiente, porque es un cuento: Nace la princesa Aurora, Invitan a las Hadas que le desean la felicidad. Pero han olvidado invitar a la Bruja Carabós, la que predice que la chica, cuando cumpla 16 años se pincharía con un uso y se moriría. Entonces Hada Lila dice: no se morirá, dormirá 100 años. Es el primer acto. El segundo acto es cuando ya cumple 16 años, vienen los príncipes. Todos los príncipes son guapísimos. La princesa baila con todos, aparece una vieja y bueno, se pincha y se duerme. Después en el sueño con unas Driadas preciosas -las chicas con tutús-, aparece el Hada, el Príncipe y baila con la princesa “dormida”. El príncipe se enamora de ella, va a besarla y después, claro… ¿Que puede pasar después del primer beso….? Lo lógico. La boda.

[Locutor] Aquí van directamente a la boda.

[TS] Están invitados todos los personajes, entre ellos La Cenicienta y El Gato con Botas,…

[Locutor] Que se van a poder ver muchos personajes de cuentos infantiles, aunque es una obra que puede ir a ver cualquiera, solo niños, sino toda la familia. Pues Ballet de San Petersburgo en el Teatro Lope de Vega, El Cascanueces, 23 de diciembre, El lago de los cisnes el 30 de diciembre y La Bella Durmiente el Día de Reyes el 5 de enero por la mañana a las 12.

[TS] Y si la gente quiere comprar las entradas…

[Locutor] ¿Dónde pueden comprar las entradas?

[TS] En las taquillas del Teatro Lope de Vega o también en entradas.com.

[Locutor] En Entradas.com, que es muy fácil entradas.com o en la taquilla de teatro Lope de Vega, pues hay que darse prisa porque son fechas complicadas.

[TS] Si a mí me gustaría decir a la gente que tiene dudas, si hay que ir o no hay que ir. Estos espectáculos del Ballet de San Petersburgo ya han conseguido dos premios por votación del público. Entonces, al público gustan muchísimo. El primer premio fue por El lago de los cisnes, el Premio Teatro de Rojas, elegido como Mejor Espectáculo del 2015, y recientemente nos han dado el segundo premio. El 20 de septiembre fue la entrega de los Premios en el Teatro de Rojas al Mejor Espectáculo de danza del año 2018, y es La Bella Durmiente de esta compañía.

[Locutor] Dos ya están premiados. ¿Vamos a por el tercero?

[TS] Espero que sí.

[Locutor] Muchísimas gracias a que pases unas felices Navidades y nos vemos en el teatro. ¡Muchas gracias!

[TS]¡Muchas gracias!

El Cascanueces o la magia de la infancia – El Mundo Financiero

El Cascanueces de Piotr Tchaikovsky es la obra más navideña del ballet clásico universal.

El mago Drosselmeyer en la fiesta de Navidad hace posible que los sueños de Masha se cumplan: los juguetes cobran vida, el Cascanueces se convierte en un bello príncipe y juntos, tras enfrentarse a los malvados ratones, viajan por las tierras nevadas al Palacio Mágico.

 

Es una obra basada en un cuento, sin edad recomendada y es bien recibida por todos los públicos. Un espectáculo al que vale la pena acudir toda la familia. Si como decía Rousseau “Lo que uno ama en la infancia se queda en el corazón para siempre”, los niños seguramente se enamorarán de él y los adultos recordarán sus sueños infantiles.

Creo que ningún otro espectáculo de ballet tiene tantas versiones cómo El Cascanueces. Hasta los nombres de la protagonista son múltiples: Masha, Marie, Clara… Hay versiones donde los protagonistas son los actores de la fiesta en el Palacio Mágico, o también donde ellos son espectadores que ven al Hada de Azúcar y el Príncipe Coqueluche, entre los ratones (o, más a menudo, ratas) hemos visto como líder al Rey de los Ratones y también a la Reina de los Ratones, y donde el Palacio Mágico podría ser lugar de muchos dulces. Las coreografías también son muy diferentes. Por ejemplo, solo por los teatros de la Gran Vía de Madrid, nuestra productora ha traído los siguientes:

  • Ballet Imperial Ruso, coreografía de Gediminas Taranda
  • Ballet de San Petersburgo, coreografía de Andrey Batalov
  • Ballet Estatal de San Petersburgo Leonid Yakobsón, coreografía Yury Petukhov
  • Ballet Estatal Clásico de Moscú, coreografía de N. Kasatkina y V. Vasiliov
  • Ballet Estatal Tchaikovskiy de Perm, coreografía V. Vainonen
  • Moscow City Ballet, coreografía Smirnov-Golovanov
  • Kiev Modern Ballet, coreografía Radu Poklitaru

 

El próximo 23 de diciembre, en el madrileño Teatro Lope de Vega, podremos ver la nueva versión del Ballet de San Petersburgo de Andrey Batalov, con grandes solistas internacionales en el papel del Cascanueces-Príncipe a Mikhai Martynyuk (fue solista principal del Ballet del Kremlin, Artista de Honor de Rusia), Cristina Terentieva en el papel de Masha, y Sergey Iliin en el papel del mago Drosselmeyer, y, cómo siempre, con la participación de los talentosos alumnos madrileños de la Escuela de Ballet Ruso Nazarenco de Madrid y del Centro de Danza María Larios de Coslada. Además, por primera vez, van a participar las gimnastas del Club Rítmica Torrijos interpretando la coreografía de los Enanitos.

El Mundo Financiero

El Cascanueces o la magia de la infancia – Radio Ya

El Cascanueces de Piotr Tchaikovsky es la obra más navideña del ballet clásico universal.

El mago Drosselmeyer en la fiesta de Navidad hace posible que los sueños de Masha se cumplan: los juguetes cobran vida, el Cascanueces se convierte en un bello príncipe y juntos, tras enfrentarse a los malvados ratones, viajan por las tierras nevadas al Palacio Mágico.

 

Es una obra basada en un cuento, sin edad recomendada y es bien recibida por todos los públicos. Un espectáculo al que vale la pena acudir toda la familia. Si como decía Rousseau “Lo que uno ama en la infancia se queda en el corazón para siempre”, los niños seguramente se enamorarán de él y los adultos recordarán sus sueños infantiles.

Creo que ningún otro espectáculo de ballet tiene tantas versiones cómo El Cascanueces. Hasta los nombres de la protagonista son múltiples: Masha, Marie, Clara… Hay versiones donde los protagonistas son los actores de la fiesta en el Palacio Mágico, o también donde ellos son espectadores que ven al Hada de Azúcar y el Príncipe Coqueluche, entre los ratones (o, más a menudo, ratas) hemos visto como líder al Rey de los Ratones y también a la Reina de los Ratones, y donde el Palacio Mágico podría ser lugar de muchos dulces. Las coreografías también son muy diferentes. Por ejemplo, solo por los teatros de la Gran Vía de Madrid, nuestra productora ha traído los siguientes:

  • Ballet Imperial Ruso, coreografía de Gediminas Taranda
  • Ballet de San Petersburgo, coreografía de Andrey Batalov
  • Ballet Estatal de San Petersburgo Leonid Yakobsón, coreografía Yury Petukhov
  • Ballet Estatal Clásico de Moscú, coreografía de N. Kasatkina y V. Vasiliov
  • Ballet Estatal Tchaikovskiy de Perm, coreografía V. Vainonen
  • Moscow City Ballet, coreografía Smirnov-Golovanov
  • Kiev Modern Ballet, coreografía Radu Poklitaru

 

El próximo 23 de diciembre, en el madrileño Teatro Lope de Vega, podremos ver la nueva versión del Ballet de San Petersburgo de Andrey Batalov, con grandes solistas internacionales en el papel del Cascanueces-Príncipe a Mikhai Martynyuk (fue solista principal del Ballet del Kremlin, Artista de Honor de Rusia), Cristina Terentieva en el papel de Masha, y Sergey Iliin en el papel del mago Drosselmeyer, y, cómo siempre, con la participación de los talentosos alumnos madrileños de la Escuela de Ballet Ruso Nazarenco de Madrid y del Centro de Danza María Larios de Coslada. Además, por primera vez, van a participar las gimnastas del Club Rítmica Torrijos interpretando la coreografía de los Enanitos.

Radio Ya

Clamoroso éxito de la gira del ballet de Igor Moiseyev – La Razón

Ha sido una ocasión única teniendo en cuenta que hacía veinte años que la compañía no venía a España.

La gira del universalmente famoso ballet de Igor Moiseyev por España ha sido el sueño cumplido de la productora Tatiana Solovieva, como también lo ha sido de los centenares de espectadores que han tenido el privilegio de poder asistir al magnífico espectáculo que ha ofrecido en Sevilla, Murcia, Pamplona, San Sebastián, Madrid y Zaragoza. Una suerte de la que, desafortunadamente, no han podido disfrutar otras ciudades españolas en una ocasión única, y más, teniendo en cuenta que hacía veinte años que no venía a España, demasiados años, y sin que se sepa con certeza cuándo será posible una nueva tournée por nuestro país.

Ochenta artistas sobre los escenarios de la Cartuja Center Cite (Sevilla), del Auditorio Víctor Villegas (Murcia), Baluarte (Pamplona), Kursaal (San Sebastián), Teatro Real (Madrid) y Sala Mozart (Zaragoza), han elevado con su mágica danza a un público que se ha entregado con sus vítores y aplausos a la expresión de un arte majestuoso. Moiseyev consiguió en la primeras décadas del siglo XX, encumbrar las danzas más populares de cualquier rincón del mundo a la categoría de arte escénico, creando un nuevo género en la danza clásica que, con el trascurrir de los años, se ha ido enriqueciendo y perfeccionando.

De los más de 300 cuadros coreográficos que llegó a crear Moiseyev, el público español ha vibrado con la magistral danza rusa Verano (Leto), las bellas Kalmuka y Tatarochka, una dulce suite de danzas moldavas (Jora, Chiokyrlia, Zhok), los cuadros del pasado representados en Kadril, la explosión guerrillera de los Partizani, siempre del sumo agrado de la nomenklatura soviética, el divertido cuadro de danza Fútbol, siendo Moiseyev el artista que mejor ha llevado e inmortalizado para el ballet clásico diversos deportes; la suite de danzas griegas en torno al Sirtaki, la venezolana Joropo, Gaucho de los pastores argentinos y la popular y ya universal Jota Aragonesa, para echar el telón con la suite de la flota Un día en el barco, que, en conjunto, han compuesto unos cuadros armónicos de luz y colorido –y de musicalidad viva en el caso del Real–, sin que en momento alguno se echasen en falta los decorados.

La Razón

Entrevista a Elena Shcherbakova – Prensa Albidanza

Elena Shcherbakova ha asumido la difícil tarea de suceder a Igor Moiseyev al frente de su compañía, y lo hace con total entrega y devoción. He tenido el placer de conversar con ella en plena gira, recién llegada a Madrid -donde actúan en el Teatro Real el 2 de diciembre- después de haber recorrido Sevilla, Murcia, Pamplona y San Sebastián. También viajarán a Zaragoza, donde se les podrá ver en el Auditorio Sala Mozart el 4 de diciembre.

Elena tiene mucho que transmitir y es consciente del gran legado que reposa sobre sus espaldas, pues el Ballet de Igor Moiseyev ha sido su vida desde que entró en él como bailarina con 16 años, al término de sus estudios de ballet en la Escuela del Bolshoi en 1967, hasta que asumió en 2011 la dirección artística.

Se encuentra muy feliz de que la compañía vuelva a actuar en España y retomar el contacto con el público tras 20 años de ausencia. Esto ha sido posible gracias a la productora rusa Tatiana Solovieva y el patrocinio financiero de Gazprombank, sin los cuales no podríamos disfrutar de este espectáculo único.

¡¡Apúntate a nuestra Newsletter!!. Tenemos muchas novedades de la giras, artistas, directores y compañías.   ¡¡ Y MUCHOS DESCUENTOS Y SORTEOS!!